Nota del director

Hace ya tiempo, el ahora Académico de la Lengua, Luis Mateo Díez, publicó un libro de cuentos y microrrelatos titulado “Los males menores”. Ya habíamos escrito otros guiones juntos, nos propusimos entonces hacer una adaptación cinematográfica libre de la obra en cuestión.

Por razones de producción el guión quedó durmiendo durante años. Circunstancias que no viene al caso detallar, hicieron que volviera a leerlo en Diciembre del 2009 y ello me incitó nuevamente a intentar realizarlo. Hablé con Luis Mateo y escribimos una nueva versión, más adaptada a nuestros días y a las posibilidades de mi productora, Impromptu S.L.

El principal cambio de la nueva versión era que tanto el protagonista como la mitad del reparto eran jóvenes con síndrome de Down. Nos pusimos en contacto con una Asociación de Padres de Hijos con Síndrome de Down: Amidown. Les contamos nuestro proyecto e inmediatamente nos dieron su apoyo con entusiasmo. Según nos dijeron, apreciaban particularmente que la película fuera protagonizada por un muchacho-down cuando en realidad su tema no es esa cuestión específica, sino que cuenta las divertidas peripecias un joven como otro cualquiera, Tino, y la manera en que va a encontrar su sitio en la vida a  través de sus primeras contrariedades amorosas.

Tuve mucha suerte al encontrar a Borja González Carpintero para protagonizar el film. Le vi por primera vez en un breve reportaje que la Televisión de Castilla y León hizo  con motivo del Día del Síndrome de Down. Borja hace una interpretación fuerte y sorprendente. Estoy seguro de que con su simpatía natural se va a ganar al público como se ganó a todo el equipo de rodaje.

El casting se hizo en poco tiempo, gracias al boca a boca entusiasmado que surgió entorno al proyecto. Como sabíamos que por motivos financieros tendríamos pocas semanas de rodaje, estuvimos ensayando desde Junio a Septiembre, que empezó la filmación.

Chema Sarmiento